Establecimientos educacionales diseñan estrategias para evitar que estudiantes queden a la deriva